El futuro del coche eléctrico, perspectivas de crecimiento de un modelo ecológico

Si hace unas semanas hablábamos de la larga historia del vehículo eléctrico, hoy arrojamos luz sobre su futuro, al que todavía sobrevuelan nubes de incertidumbre

Hubo un tiempo en el que el coche eléctrico se contemplaba como un vehículo rupturista con los diseños conocidos, como si la industria de automóvil se estuviese preparando para la mayor revolución jamás conocida en su mercado, más centrada en el diseño que en acabar con el impacto medioambiental fruto de la combustión del petróleo. Si bien esta gran revolución parece estar llegando a cuentagotas, esos diseños futuristas, que más que prácticos parecían sacados del último blockbuster de ciencia ficción, no acaban por aterrizar en un mercado conservador. Por el contrario, vehículos de motor híbrido (eléctrico y de combustión), con diseños modernos y adaptados a las necesidades de movilidad de ciudades cada vez más grandes, están irrumpiendo en el parque de vehículos.

Así las cosas, y dejando atrás la ciencia ficción, el futuro del coche eléctrico se cimienta sobre dos grandes pilares que la industria debe afianzar para conseguir sobreponerse a los actuales motores de combustión: la duración de las baterías, algo por lo que todas las compañías están batiéndose el cobre, y la competitividad en precio frente a los vehículos “tradicionales”, su principal quimera. Ambos factores, según tendencias de mercado, parecen ser los decisivos a la hora de dar el salto definitivo hacia un vehículo que, amén de comportarse de manera responsable con el medio ambiente, pueda resultar atractivo para el consumidor final.

“El 80% de las personas desearían tener un coche eléctrico”

Más allá de las tendencias, existe un dato esclarecedor al respecto: el 80% de las personas desearían tener un coche eléctrico, pero motivos como el precio elevado, la incapacidad de recarga y la escasa duración de las baterías hacen que sólo el 2% de las ventas anuales de vehículos en España se correspondan con coches de este tipo.

Pero, vayamos al detalle, ¿qué perspectivas de crecimiento contempla el mercado del vehículo eléctrico?

Con el Model 3 de Tesla arrasando en ventas, incluso antes de salir, lo que queda claro es que existe un interés por una alternativa más ecológica a la hora de elegir el vehículo que nos llevará al trabajo o a pasar un fin de semana en la costa. Si bien es cierto que las cifras de ventas de coches eléctricos son, todavía, muy bajas, el mercado parece estar abriendo su nicho a través de los coches híbridos, que combinan motor a propulsión eléctrica con motores de combustión.

Con un aumento de ventas, en España, del 177% de los vehículos eléctricos, y del 72,9% de los híbridos, la tendencia ascendente es clara, a pesar de que ambos simplemente representen el 0,22% y el 2% de las ventas anuales de vehículos en el país.

2016022710334172305

Pero, ¿qué dicen los expertos? Un reciente informe de Bloomberg New Energy Finance, arroja luz sobre el asunto poniendo fecha a lo que ellos llaman “Revolución del coche eléctrico”. Será en 2022 y vendrá capitaneada por el descenso de precios tanto de las baterías como de los propios vehículos. Si bien la revolución será en el 2022, para 2040, la venta de vehículos eléctricos, a escala mundial, alcanzará los 41 millones de unidades, representando el 35% del total, 90 veces la cifra actual.

2016022710334658844.png

Para entonces, el 25% de los vehículos que circularán por las carreteras, serán ya eléctricos, lo que supondrá mudar un gasto de 13 millones de barriles de petróleo diarios al consumo de 1,900 TWh de electricidad, una nada desdeñable cifra si tenemos en cuenta que supone el 8% de la actual demanda eléctrica diaria a escala global.

La batería: clave para la reducción del precio

Lo que pagamos por un vehículo eléctrico está directamente relacionado con el coste de la batería, que llega a suponer entre el 30-50% del precio final del coche, por lo que la mejora de su eficiencia y la reducción de costes en lo que podemos considerar el corazón del coche eléctrico serán el empujón final para la consolidación de los coches eléctricos.

Así las cosas, desde 2010 el precio de una batería estándar para un coche eléctrico ha sufrido un desplome del 65%, llegando a alcanzar un precio de 350 dólares por kWh, aunque lejos todavía de los 120 $/kWh que se esperan alcanzar en 2030.

FUENTE: BLOOMBERG

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s