Argelia, un futuro que pasa por las renovables

El país africano, que acusa el importante descenso en los precios de petróleo y gas, se plantea un futuro energético atado a las renovables

Argelia, uno de los más reconocibles productores de petróleo y gas del mundo, además de socio energético clave para países europeos como España, a quien abastece el 55% de su demanda de gas natural, o Italia, con un respectivo 16%, parece estar dando un giro en el timón de su modelo energético.

Argel está sufriendo el importante descenso de precios en petróleo y gas, producido en parte por la más que conocida irrupción del fracking y el consiguiente exceso de producción de crudo y gas. Este desplome de precios está mermando una parte importante de la reserva de divisas del país, por lo que se busca una salida a una situación que no tiene visos de mejorar y que ahonda cada vez más en sus exportaciones, dependientes en un 97% de los fósiles, y que suponen más del 57% de su PIB.

Por ello, y ante la oportunidad que ofrecen los nuevos mercados de energías renovables, donde los costes por generación son, en muchos casos, tan o más competitivos que los de energías mas tradicionales, el ejecutivo argelino busca la respuesta a sus problemas en la energía solar.

El primer paso de este profundo cambio de modelo energético, para el que se prepara una multimillonaria inversión, se materializó el pasado mes con las palabras de Amin Mazuzi, hasta entonces director general de la empresa estatal de hidrocarburos “Sonatrach“. “Nuestro objetivo es garantizar que todos los campos de Sonatrach funcionen con energía solar”, apostilló.

Así las cosas, de las declaraciones de Mazuzi se desprende un plan para que todas las exportaciones petroleras de Argelia utilicen energía generada por miles de placas solares, reduciendo así la factura interna provocada por la total dependencia de los combustibles fósiles. Sonatrach ha elegido para esta tarea a la italiana ENI, cuyo consejero delegado, Claudio Descalzi, puso la primera piedra de la instalación solar para la planta de explotación de Bir Rebaa. Un proyecto que para Mazuzi supondrá “beneficios tanto al medio ambiente como la creación de empleo y la integración”.

Plan nacional de desarrollo de renovables

Si bien Amin Mazuzi fue el encargado de anunciar este plan, Abdelmumen Uld Kaddur, su sustituto al frente de Sonatrach, quiso loar el compromiso del Presidente de la República de Argelia, Abdelaziz Buteflika, quien, en palabras de Uld Kaddur, ha designado estos planes como “prioridad nacional“.

Tal es así que a esta pequeña planta, de 32.000 paneles solares y 10 megawatios de producción, el ejecutivo de Argel planea sumar otros 22.000 megavatios de electricidad fotovoltaica para el año 2030. Además, Argelia pretende sumar 10.000 megavatios extra destinados a su exportación a otros países con mayor demanda energética. Pero, ¿que supondrá esta estrategia para la economía argelina? Según las cuentas ofrecidas por Argel, esto supondría reducir en un 9% el consumo de energías fósiles para 2030, además de ahorrar cerca de 240 millones de metros cúbicos de gas natural, lo que supone cerca de 63.000 millones de dólares en apenas 20 años, cifra nada desdeñable.

cenefa_velatia

Fuente: Agencia EFE.

One comment

Leave a Reply