El potencial de las redes inteligentes para la energía

Smart Grid

,

La aplicación de la tecnología en las redes inteligentes para la energía promete proporcionar beneficios a los consumidores de electricidad. ¿Por qué? Al utilizar mejor los activos del sistema eléctrico se pueden satisfacer de manera segura las demandas de energía del consumidor. Y ello a un menor costo económico y ambiental.

La energía renovable en sí misma es un área de investigación fundamental debido a su disponibilidad. Y cómo no, debido también a su viabilidad para mejorar el medio ambiente. Esta fusión permite el uso eficiente de energías renovables. Un desafío clave en el sector de las smart cities.

Los cambios climáticos se atribuyen, en gran medida, a las emisiones de gases de efecto invernadero. En su mayoría provienen del uso generalizado de recursos fósiles. A pesar de la disponibilidad limitada de dichos recursos, el suministro continuo y sostenible de electricidad es vital para apoyar a las economías modernas en todo el mundo. Y, por lo tanto, su demanda aumenta continuamente.

Para evitar el riesgo del fracaso de todo el ecosistema, las políticas energéticas se orientan hacia dos direcciones principales:

  1. La integración masiva de recursos renovables.
  2. Una mejora del sistema eléctrico.

El objetivo final es la implementación de una red de energía con mucha más inteligencia que la existente. Que es necesaria para equilibrar la generación impredecible de fuentes no constantes.

Otro aspecto de relevancia es que las redes inteligentes representan una oportunidad única para permitir la electrificación efectiva en el llamado “tercer mundo“. Donde la disponibilidad de servicios eléctricos no es la norma. Más que nada porque esta implementación depende en gran medida de las tecnologías de la información y la comunicación.

Uso de redes inteligentes para mejorar el uso de las tecnologías de eficiencia energética

La tecnología de red inteligente utiliza tecnología digital y comunicaciones para coordinar las acciones de dispositivos y sistemas inteligentes en todo el sistema eléctrico. Desde la generación de redes creadas con infraestructura de transmisión hasta la distribución de energía a consumidores.

A través de la automatización, la tecnología de redes inteligentes para la energía puede ayudar a proporcionar la flexibilidad necesaria para integrar la generación de energía renovable. Así como mejorar la eficiencia en la infraestructura de entrega de transmisión, distribución, generación y sistemas de uso final.

El entorno que rodea a la red inteligente se caracteriza por un desarrollo continuo y rápido de tecnologías, normativas e instituciones. Desde los primeros conceptos visionarios, las acciones de la red inteligente ahora están emergiendo hacia una fase de crecimiento. Una fase que consiste en demostraciones con despliegues de tecnología.

Se está investigando cómo las redes inteligentes se pueden utilizar de manera óptima para gestionar los entornos energéticos descentralizados del futuro. También cómo pueden ofrecer oportunidades a los operadores de redes y productores de energía otras tecnologías. Entre ellas, el almacenamiento de energía, las microrredes autónomas y las plantas de energía virtual .

Redes inteligentes para la energía

No es exagerado decir que la transformación de los sistemas energéticos de muchos países son una revolución tecnológica. El nuevo paradigma es tener cada vez más instalaciones distribuidas que alimenten con electricidad a la red. En lugar de tener solo unas pocas plantas centralizadas.

Pero dado que gran parte de la electricidad producida por tales fuentes varía con el clima, mantener un equilibrio constante entre la oferta y la demanda es difícil. Sobre todo porque si no se consigue se puede reducir la calidad del voltaje a los dispositivos eléctricos conectados. Lo cual puede suponer un problema.

Las redes inteligentes para la energía son la solución a este desafío. Los sistemas de IT cuidadosamente administrados permiten que las redes inteligentes combinen una variedad de productores de energía. Además de unidades de almacenamiento con dispositivos de consumo ajustables para garantizar la estabilidad de la red. Y las redes inteligentes pueden participar activamente en la venta de energía.

Por último, las operaciones de red inteligente que permiten una mayor integración de recursos de generación renovable y eficiencia energética pueden reducir la salida de gastos de energía importada. Y, además, reducir las emisiones de CO2.

Compártelo
FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppEmail

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *