Europa necesita invertir 280.000 millones de euros en infraestructura de recarga de vehículos eléctricos

Smart Grid, Vehículo eléctrico

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) ha publicado un informe que insta a la Unión Europea a fomentar la inversión en infraestructura de recarga de vehículos eléctricos

La inversión en infraestructura de recarga de vehículos eléctricos en Europa necesita de una potenciación de nada más y nada menos que 280.000 millones de euros. Así lo recoge el último informe publicado por la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA); que apunta en una nota de prensa que la Unión Europea tiene que adoptar un ritmo de instalación de 14.000 puntos de recarga públicos a la semana frente a los 2.000 actuales, hasta llegar a la cifra de 6.800.000 puntos de recarga instalados en el año 2030. Una cifra que según el informe de la ACEA ayudaría a reducir el 55% de las emisiones de CO2 de los turismos europeos.

Esta demanda se aleja considerablemente de la cifra presentada por la Comisión Europea en el Reglamento de Infraestructura de Combustibles Alternativos (AFIR), que actualmente se está negociando en el Parlamento y Consejo Europeo y que queda prácticamente en la mitad de lo señalado por la ACEA. Por otro lado, el estudio estima que los costes anuales de la infraestructura de recarga pública ascienden a 8.000 millones de euros, alrededor del 16% de la inversión en redes 5G y de Internet de alta velocidad.

 

  • Sumado a esto, las ubicaciones, el espacio y los niveles de potencia necesarios para la infraestructura de vehículos pesados son sustancialmente diferentes a los de los turismos. Así, los camiones necesitarán 279.000 puntos de recarga para 2030, de los cuales el 84% estarán en centros de flotas. El resto de puntos de recarga serán predominantemente públicos, rápidos a lo largo de la carretera, alrededor de los 36.000, y puntos públicos de recarga nocturna, unos 9.000. En el caso de los autobuses, se necesitará un total de 56.000 puntos de recarga para 2030, de los cuales el 92% estará en los centros de la flota. Los otros 4.000 puntos de recarga deberían permitir la recarga rápida fuera de las carreteras, especialmente para los autobuses y autocares regionales.
  • El presidente de ACEA y consejero delegado de BMW Group, Oliver Zipse, ha declarado que «el reto principal ahora es convencer a todos los Estados miembros de que aceleren el ritmo de despliegue de la infraestructura necesaria. Necesitamos absolutamente una conclusión ambiciosa de la propuesta AFIR, tanto en términos de su calendario como de los objetivos que establece para cada país de la UE».
  • ¿Cómo funciona la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos?

En primer lugar, es importante tener en cuenta que las que conocemos como estaciones de carga rápida funcionan con una potencia igual o superior a 50 kW, es decir, en corriente continua. Es por esto que, para que nuestro coche pueda cargarse, vamos a requerir de más elementos de los que encontraríamos en un cargador doméstico o de baja potencia.

Así, la electricidad llega a la electrolinera a través de la red eléctrica que el proveedor suministra. Es aquí donde diferenciaremos tres elementos principales para la carga de nuestro vehículo:

  • Centro de transformación, incluyendo la conexión a la red de Media tensión.
  • Armario conversor de potencia.
  • Poste de carga.
¿Cómo funciona una estación de carga rápida para vehículos eléctricos?
¿Cómo funciona una estación de carga rápida para vehículos eléctricos? 

Vayamos con el primero. El centro de transformación será el encargado conectar la electrolinera a la red de media tensión, cumpliendo con las normativas requeridas por la Distribuidora de Electricidad a cuya red se va a conectar y de transformar la electricidad de la red de media tensión a baja tensión. ¿Por qué es importante este punto? Porque garantiza la operatividad del resto de elementos que aseguraran la carga del vehículo eléctrico y porque es, a su vez, un punto fundamental desde el punto de vista de la seguridad.

Además, los centros de transformación más avanzados ofrecen a las compañías operadoras datos en remoto que permiten conocer cuáles son los consumos, las tendencias de uso, el estado de la red y de sus elementos, permitiéndoles explotar y mantener su red de estaciones de recarga de forma más eficiente. Todo ello garantiza que exista energía a disposición de los diferentes usuarios.

Una vez la tensión está en baja, llega el momento de que el segundo elemento de la ecuación entre en funcionamiento: es el turno del armario conversor de potencia. Este conjunto de equipos cumple la función de adaptar la electricidad, que llega en corriente alterna, a continua, que es la que admiten las baterías de los vehículos eléctricos.

Ahora, que la tensión está en baja y la corriente en continua, llega el turno del elemento más conocido: el poste de carga. Estos postes, con una apariencia y funciones similares a los surtidores que encontramos en cualquier gasolinera, solo que en este caso la energía es eléctrica, son los encargados de transmitir la energía a nuestro coche.

Además, estos nos permiten conocer la energía que la “electrolinera” es capaz de suministrarnos, la que nuestra batería es capaz de absorber, las condiciones de temperatura de la batería y una aproximación del tiempo de carga, además de la gestión del pago. En resumidas cuentas, además de proporcionarnos la energía a través del cable, son nuestro intérprete para que el cargador y el vehículo se entiendan y podamos elegir la mejor opción de carga.

 

Share this
LinkedInTwitterFacebookWhatsAppCopy LinkEmailPinterest

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Deja un comentario