¿Cuál es el impacto climático de la energía en el mundo?

Renovables

, , ,

Una web nos permite conocer, en directo, cuál es el impacto climático de producir energía eléctrica a nivel global

La producción eléctrica está viviendo toda una revolución, adaptándose a nuevas fuentes de generación cuyo impacto climático reduce drásticamente lo que las fuentes de generación «tradicionales» producen. Esta reducción de nuestra huella climática, contemplada en Hoja de ruta hacia una economía hipocarbónica impulsada por la Unión Europea, es desigual en las diferentes regiones del planeta, y ahora podemos conocer cuál es el impacto climático de la energía a lo largo y ancho del globo.

Y es que, gracias a los datos ofrecidos por los diferentes entes públicos de la energía de cada país/region, Electricity Map, una web dedicada a mostrarnos una fotografía en vivo de cómo de contaminante es nuestra producción eléctrica, podemos conocer en detalle cuáles son las fuentes de generación eléctrica que cada área del planeta está utilizando para abastecer las diferentes necesidades de su población.

Así, Electricity Map nos muestra una tasa de «descarbonización» reflejada en un porcentaje, más alto según menos carbón se utilice en la generación eléctrica, y otra tasa de inserción de renovables, cuyo porcentaje se presenta más elevado según la contribución de este tipo de fuentes de generación de energía al mix total de cada región. Además, podemos comparar cuánto CO2 se emite por KW/h generado.

Impacto climático de la energía en europa

Un mundo desigual

Gracias a esta herramienta web, podemos contemplar cómo las diferentes políticas energéticas de cada país influyen en las tasas de impacto climático. Así, podemos observar regiones cuya huella ecológica es ciertamente baja, como ocurre con los casos de Suecia y Francia, con una media entre los 70 y 80 gramos de CO2 por kW/h generado y que aparecen en verde en el mapa; o regiones cuya huella climática llama la atención por el marrón o negro de su situación, como Polonia, entre 700 y 700 gramos de CO2 por KW/h, o Estonia, cercano a los 1.300 gramos de CO2 por KW/h.

Compártelo
FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *