¿Sabes cómo llega Internet a tu casa?

Smart Networks, Telecommunication Networks

, , , ,

En el mundo hay más de 4.300 millones de usuarios de Internet, más de la mitad de la población mundial,¿pero conocemos cómo funciona?

Hace ya más de 50 años que Internet comenzó a dar sus primeros pasos -ni sus impulsores eran conscientes de la revolución que esto supondría – , y desde entonces la red de comunicaciones global ha calado en 4.300 millones de usuarios en todo el mundo (más de la mitad de la población mundial). Tanto ha supuesto esta invención en nuestro día a día que el 60% de los hogares del mundo convive con Internet como un miembro más de la familia. Una revolución similar que no se producía desde la difusión de la radio.

Esta vía de comunicación global, que nos permite estar en contacto con cualquier rincón del mundo se ha convertido así en una de esas herramientas cotidianas a las que no damos la suficiente importancia hasta que, por avatares de una avería o una inesperada desconexión, deja de funcionar correctamente. Es entonces cuando, con nuestra bandeja de correo en un bucle eterno y con nuestro Instagram pendiente de las últimas actualizaciones de nuestros influencers favoritos, nos preguntamos cómo diantres funciona esta maravilla tecnológica. Pues bien, hoy te traemos la respuesta a tus dudas. Vamos allá.

Una gran teleraña de información

Si hay algo en la naturaleza que pueda ser comparable a Internet es la teleraña que minuciosamente se dedica a tejer ese arácnido al que siempre intentamos evitar. Y es que, la maraña de cables y telecomunicaciones que se encuentra detrás de la red es tan extensa como útil. Cuanto más robusta, más estable, rápida y eficaz será nuestra conexión.

El acceso a esta «telaraña» se hace con la contratación de un servicio de Internet, a través de un proveedor de servicios (compañías telefónicas), que son quienes a través de su propia red de transporte dirigen las comunicaciones hasta nuestro hogar. Pero incluso aquí hay matices, y es que esta red puede ser de fibra óptica, de cable coaxial o a través de medios inalámbricos. Esto depende del tipo de servicio que tengamos contratado con el operador.

Una vez esta conexión llega hasta la puerta de nuestro hogar, la información debe ser tratada y difundida para su uso, y esto ocurre gracias a la función de dos aparatos con los que ya casi estamos tan familiarizados como con el lavavajillas o el teléfono: el router y el módem. Aunque te parezcan lo mismo, ambos tienen sus particularidades. El router es la versión avanzada del módem, y nos permite conectar varios dispositivos a la vez: móvil, ordenador, tablet, televisión, consola… Este es el más extendido en los hogares hoy en día.

Un viaje de ida y vuelta

Bien, ahora ya sabemos que la red llega a nuestro hogar a través de una maraña de comunicaciones y que esta se desencripta gracias a un aparato. Hasta aquí todo correcto. Pero Internet no es un canal monodireccional, más bien todo lo contrario. Y es que el flujo de datos de uno a otro lado es lo que nos permite, por ejemplo, realizar una búsqueda. Nosotros mandamos un paquete de datos para obtener una respuesta que viene de vuelta, y así sucesivamente con cada movimiento que provocamos con un clic o una reproducción de un vídeo. Pero, ¿esta maravilla cómo ocurre?

La respuesta está en la información que nuestro router envía y recibe de los centros de datos. Estos equipos, cuya función es clave en el correcto tráfico de información multipunto, son los encargados de reunir la información de todos los usuarios de una zona y volcarla a la red. Es por eso que encontraremos equipos a nivel local, regional o nacional; dependiendo de la tipología de uso. Y es desde estos centros desde donde la información que estamos buscando es transportada a cualquier servidor en cualquier parte del mundo. De tal manera somos capaces de encontrar el menú de nuestro restaurante favorito o realizar la transacción online de la que estábamos pendientes.

¿Te ha quedado alguna duda? No te preocupes, estamos seguros que con este vídeo te quedará mucho más claro:

Compártelo
FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *